Una breve introducción a la gestión de proyectos de construcción

La gestión de la construcción es un concepto más amplio que se ocupa de varios aspectos desde la conceptualización del proyecto hasta su finalización. Incluye el alcance del proyecto, la planificación, la evaluación de los riesgos del proyecto, la organización de múltiples actividades, el control de iniciativas, la programación y la implementación de estrategias y herramientas eficaces para lograr un éxito repetible en todo el sistema. Existe un vínculo esencial entre las expectativas de los clientes y la aceptación de un proyecto terminado. Se supone que una empresa de gestión de proyectos debe garantizar una transferencia ininterrumpida y fluida de un proyecto desde el proceso de diseño hasta la finalización de un proyecto.

El ciclo de vida de un proyecto consta de cuatro etapas que incluyen la planificación, la ejecución y la entrega. Las etapas del proyecto desempeñan un papel fundamental a la hora de proporcionar un mejor control y gestión. Un proyecto generalmente comienza gradualmente, toca el pico y luego declina hasta la entrega final del proyecto al cliente. Las siguientes son algunas de las actividades básicas de gestión de proyectos de construcción:

Recursos

Un gerente de proyecto puede usar gráficos de barras para dotar de recursos al proyecto. Esta forma sencilla de dotar de recursos puede ayudar a planificar un desglose lógico de las actividades del proyecto y el tiempo esperado necesario para completar estas actividades. Cada actividad exige un conjunto diferente de recursos que es necesario identificar. Materiales, mano de obra, subcontratista y equipo son algunos de los recursos fundamentales necesarios para llevar a cabo un proyecto de construcción. Podemos ajustar la barra del gráfico moviendo diferentes actividades hacia adelante y hacia atrás en el tiempo para reducir la cantidad de un recurso necesario para optimizar los requisitos de ese recurso.

Pedido de material

El gráfico de barras puede ayudar a un contratista a identificar cuándo se necesita un material para un proyecto y ordenarlo en consecuencia. Entregar un proyecto a tiempo es de suma importancia. Por lo tanto, es importante considerar el tiempo de entrega cuando se solicita un material. Este enfoque sistemático reduce los costos de almacenamiento y disminuye las posibilidades de que el material se estropee, se encoja y se dañe.

Plan de contingencia

Algunos proyectos pueden complicarse ya que no todo en el sitio funciona según la planificación o las expectativas. Eventos como lluvias intensas, lesiones y ausencia de empleados debido a enfermedad pueden afectar el flujo de trabajo y provocar retrasos y presión sobre los gerentes. La inclusión de una cantidad adecuada de tiempo de inactividad puede permitir al contratista hacer frente a contingencias. El tiempo de inactividad o la flotación se pueden tratar como una actividad separada. Sin embargo, la flotación a menudo se incluye en las actividades en sí, lo que agrega más tiempo del anticipado para realizar el trabajo.

Gestión de riesgos

La construcción es un proceso complicado y desafiante que impulsa a los contratistas a interpretar y garantizar el cumplimiento de los códigos, leyes, regulaciones, etc. La comunicación y la coordinación entre las partes interesadas pueden resaltar intereses, propósitos y expectativas diferentes. El riesgo, por lo tanto, debe considerarse como un componente importante de un proyecto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *