Tipos de trabajo realizado por contratistas de servicios públicos húmedos

La contratación de contratistas de servicios públicos húmedos es necesaria cuando es necesario realizar trabajos en tuberías subterráneas. Este tipo de contratistas están involucrados en la instalación de tuberías de agua y alcantarillado y sistemas de drenaje de aguas pluviales; reparación o remoción de tuberías existentes; preparación de obras de construcción para trabajos de demolición; y restauración de terrenos donde se realizó el trabajo de la tubería.

También se necesitan contratistas de servicios públicos húmedos para reparar o instalar sistemas públicos de tratamiento de agua, casas de bombas prefabricadas y tanques de acero, así como para modernizar tuberías de agua dulce.

Los contratistas de construcción de servicios públicos húmedos reciben una capacitación significativa antes de que se les permita trabajar en los sitios de construcción. Los trabajadores a menudo se encuentran con condiciones peligrosas que podrían provocar lesiones graves, la muerte o la descarga accidental de toxinas en el medio ambiente. Por esta razón, los contratistas también reciben capacitación en las pautas HAZMAT y OSHA, junto con cualquier capacitación especial requerida para su función laboral específica.

Un recurso que es particularmente útil para los contratistas de servicios públicos es la ingeniería de servicios públicos subterráneos. SUE utiliza varios tipos de equipos de alta tecnología que se utilizan para producir un mapa tridimensional del sitio de construcción.

Los métodos SUE proporcionan a los contratistas información detallada relacionada con las tuberías y los sistemas de servicios públicos instalados anteriormente. La posibilidad de obtener una ubicación precisa de estas tuberías ha sido fundamental para reducir los accidentes laborales causados ​​por tuberías dañadas.

Todos los contratistas que realizan trabajos de servicios públicos subterráneos deben tomar medidas para garantizar que la seguridad en la construcción sea una prioridad máxima. Siempre que los trabajadores cavan zanjas para realizar trabajos subterráneos, deben apuntalar el suelo alrededor de las zanjas para reducir el potencial de derrumbes.

Los contratistas deben estar muy atentos al realizar trabajos cerca de las líneas de servicios públicos porque el contacto con las líneas expuestas podría provocar lesiones graves o incluso la muerte. Causar daños a las tuberías subterráneas de servicios públicos existentes podría provocar inundaciones en las calles, descargas de contaminantes ambientales o explosiones mortales.

Los contratistas también se enfrentan a posibles daños cuando trabajan con los diferentes tipos de equipos que se utilizan en el lugar de trabajo. Realizar trabajos de servicios públicos subterráneos implica el uso de equipo pesado para cavar zanjas e instalar tuberías. Los trabajadores corren el riesgo de ser aplastados por maquinaria de construcción o de ser golpeados por tuberías cuando bajan a las trincheras.

Los trabajos de excavación en la construcción presentan numerosos problemas y desafíos que exigen una planificación meticulosa, capacitación intensiva y monitoreo continuo del proyecto. El potencial de accidentes y lesiones en el lugar de trabajo se puede reducir realizando encuestas previas al trabajo para evaluar los peligros potenciales y haciendo que ciertos trabajadores hayan recibido la capacitación adecuada.

Quizás el mayor desafío al que se enfrentan los contratistas de servicios húmedos es el agua. Este tipo de trabajos a menudo requieren la excavación de zanjas ubicadas debajo del nivel freático. En estas situaciones, los contratistas deben desaguar el lugar de trabajo antes de realizar el trabajo de la tubería.

Hay varios métodos que se utilizan para deshidratar los sitios de trabajo de construcción. El más común es el de sifón o bombeo de agua. Sin embargo, si los niveles de agua son demasiado altos, los trabajadores deberán instalar muros de corte y pozos.

La instalación de puntos de pozo es un procedimiento complicado y costoso. Esta técnica implica conectar puntos de pozo a una bomba que se usa para aspirar y liberar agua a través de una tubería principal que usa una serie de bombas de chorro para descargar agua con fuerza en el suelo.

La construcción de servicios públicos húmedos es uno de los tipos de trabajo más peligrosos y técnicos. Es vital emplear contratistas de servicios públicos húmedos que tengan experiencia y un historial impecable de seguridad en la construcción para garantizar que el trabajo se realice de manera segura y cumpla con las regulaciones estatales y federales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *