Enfoques alternativos al liderazgo educativo

Incluso recientemente, los hombres mantienen su dominio en el campo de la educación pública y las mujeres siguen estando infrarrepresentadas en la administración escolar a pesar de su número en la enseñanza y en los programas de preparación para el liderazgo escolar. Así, los hombres definen lo que significa administrar y dirigir escuelas y sistemas escolares. Sus supuestos, creencias y valores constituyen lo que se ha mantenido como natural y normativo.

Esto no quiere decir que las mujeres no hayan expresado sus ideas y opiniones sobre el establecimiento y la gestión de organizaciones educativas. Las voces de las mujeres, sin embargo, han sido esporádicas. Con los movimientos de derechos civiles y feministas que comenzaron en la década de 1960 hasta el presente, las mujeres y las minorías han asumido cada vez más posiciones de liderazgo, obteniendo así un mayor acceso a escenarios previamente dominados por hombres. Al integrarse en la administración escolar, las mujeres y las minorías han aportado enfoques alternativos al liderazgo educativo y han reformulado el significado de gestión y liderazgo para todos los aspirantes.

El objetivo de este artículo es apoyar la reformulación de las nociones tradicionalmente sostenidas de gestión educativa, comenzando con la premisa de que estos significados son construcciones engendradas por hombres. Más bien, mi objetivo es crear un dispositivo alternativo para sondear la noción de gestión educativa como género.

Argumentar que la gestión es una construcción de género es postular que hay un género, masculino o femenino, que define y domina el discurso en el campo de estudio.

En el caso de la gestión estadounidense, tres líneas de argumentación demuestran cómo ese género históricamente ha sido masculino. Primero, las primeras teorías de gestión fueron desarrolladas principalmente por hombres. La teoría enfatizó la estandarización, los incentivos económicos, la experiencia en grandes organizaciones, los estudios de movimiento del tiempo, la productividad de los trabajadores y se concentró en la gestión administrativa, proponiendo el control de arriba hacia abajo a través de funciones como planificación, organización, mando, coordinación y control.

En segundo lugar, los hombres ocupaban puestos de liderazgo. Por diversas razones, los hombres dominaban el campo con más hombres blancos en posiciones de liderazgo que mujeres o minorías. Cuanto más alto se asciende en la organización, menos mujeres se encuentran. Al igual que en la administración de empresas, la estratificación de género también es evidente en la administración de la educación. Aunque las mujeres constituyen la mayoría de la fuerza docente de las escuelas públicas del país: el 70 por ciento de todos los maestros de escuelas primarias, intermedias y secundarias son mujeres, la mayoría de los administradores escolares son hombres. Esta estadística es aún más desconcertante dado que las mujeres constituyen al menos la mitad de los inscritos en los programas de preparación de administradores educativos. La participación de las mujeres en tales programas sugiere que la subrepresentación de las mujeres en la administración escolar está menos relacionada con su falta de aspiración a puestos de liderazgo que con las barreras estructurales y culturales para la integración de las mujeres, como oportunidades de avance y un adecuado «ajuste» para la administración.

En tercer lugar, debido a que los hombres ocupaban puestos de liderazgo, la investigación de las ciencias sociales en las organizaciones ha examinado en gran medida la experiencia masculina. Los líderes masculinos han sido objeto de estudio con investigadores masculinos que también han dirigido la naturaleza y el tipo de estudio. Además, esta investigación sobre y para hombres blancos se ha generalizado en formas que hacen que sus patrones de acción sean la norma profesional. Dominando la gestión en la teoría, la incumbencia y la investigación, los hombres blancos dieron forma a los supuestos, creencias y valores que se han convertido en los cimientos del liderazgo en las organizaciones, a menudo aceptados sin crítica y estandarizados profesionalmente. Una construcción de gestión basada en el género se vuelve particularmente problemática cuando las perspectivas, preocupaciones e intereses de un solo género y una clase se representan como generales y un punto de vista unilateral llega a ser visto como natural y obvio. Cualquier desviación notoria de esas perspectivas, preocupaciones e intereses se considera una desviación.

Las mujeres y las minorías en puestos de liderazgo se ven obligadas a operar en un terreno que no crearon, negociando las tensiones entre su yo profesional y personal.

Corregir este desequilibrio conceptual es necesario por varias razones. Primero, un campo de estudio que no incluye las experiencias de personas históricamente marginadas es limitado y menos completo, exacto o válido que aquellos que las incluyen. El cambio de una ética de la justicia a una ética del cuidado sugiere cómo la concepción de moralidad podría expandirse tomando en cuenta las perspectivas de las mujeres.

Una segunda razón para corregir el desequilibrio es que el escrutinio de lo que se da por sentado en una cultura dominada por los hombres puede transformar esos supuestos, creencias y valores. En los últimos años, las teorías postestructuralistas han contribuido a exponer las contradicciones de una cultura androcéntrica. Este cuerpo de teorías revela significados socialmente construidos a través del lenguaje y sugiere formas en las que los patrones de lenguaje en competencia pueden producir las nociones actuales de género. Escudriñar estos significados establecidos es clave para el proceso de transformación. Postula que transformar el conocimiento sobre las mujeres implica cambiar nuestro pensamiento, criticar nuestras acciones y reformar nuestras instituciones. Pero, el proceso comienza con nuestro pensamiento sobre lo familiar y reformulando lo que se ha asumido de nuevas formas.

En tercer lugar, una teoría feminista de la administración ofrece una reforma y una revitalización útiles en las prácticas de gestión actuales. Si bien existe una justificación para entender la administración como una construcción de género y para corregir un sesgo masculino en la definición, desentrañar tal construcción puede ser difícil sin el apoyo de dispositivos analíticos que dividen los aspectos clave del fenómeno. Al mismo tiempo, dichos dispositivos deben conservar la naturaleza compuesta y la integridad del fenómeno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *